lunes, 26 de marzo de 2007

La chica de la sandía

Mis amigos, en gran parte (salvo los que viven ahí), ya se habían ido, y yo estaba por hacer lo propio (en slang de Perro Bermúdez), pero no sé bien por qué (Conciencia: Pero sí sé por qué no sabes, empieza con wh y termina con isky.
Yo: Conciencia, si vas a estar interrumpiendo, ésto se vuelve eterno. Mejor ve y sírveme un vinito.
Conciencia: Y tu nieve?
Yo: Bueno, quédate, pero en silencio que estoy ocupado)
me quedé un rato más, platicando con dos muchachas desconocidas. Aparentemente. A una ya la había visto, antes en el reven, y se me hizo conocida, pero entre el ¿será? y el ¿de dónde? y la proverbial timidez que me dan las desconocidas, seguí oyendo la recomendación de mis amigos (ve a Bellas Artes al concierto de Hermeto Pascoal (no fui, pero gracias por recordarme, ahora mismo pongo el limewire. Ah, y había unas cosas de Piazzola que la otra vez no encontré). Pero al fin acabé platicando con ellas un rato. Y me la empecé a pasar re bien. Y sí, si nos conocíamos, de cuando el intento de ir a estudiar al extranjero. Ni ella ni yo fuimos de los elegidos, pero nuestros amigos sí. Ésto cuando quien escribe tenía dieciseis años, y ella yo creo que también, o si no diecisiete (siempre fui el pequeño del salón). Me acuerdo porque era bien ruda. Porque había montones de gente de la que no me acuerdo. Total que vamos platicando más, me cuenta de su amigo que devoró una trasnacional y de su novio Ismael*. Que si yo vivo en Tlalpan (que por cierto, significa algo así como "tierra firme". Hasta acá llegaba el lago. Lo que media entre mi casa y el centro era agua) y ella vivió en San Andrés o Santo Tomás, o uno de esos pueblos del Ajusco (no recuerdo del todo). Entonces decidí confirmar una hipótesis y saco el ¿tú tienes un blog? (la cita no es exacta, recuerde el estado etílico y como se verá, poco estílico. Nada grave) Y sí, resulta que sí. Y es uno que sigo con stante mente desde que lo conocí. Y pasa que cuando lo conocí pensé ¿será ésta Tamara la Tamara aquella de hace unos años? la foto se parece... (pues sí, era foto de ella). Y como soy de esos que guardan todo, sabía que en algún lado tenía papeles de ese evento. Y entre ellos, que me voy encontrando uno con correos electrónicos de muchos de ellos y mensajes que iban desde "ojalá que te ganes la beca, vales mil" a "nos vemos el lunes en la escuela", pasando por un escueto "que güeva el recado cursi, si quieres, mi mail es este", de la chica ruda (ruda de botas y estoperoles) El mail era muy sonoro, y se me quedó. Y ayer, parte del re-conocimiento, solté "¿tu mail era *********?" (nunca revele su mail). Que parece de stalker obsesivo, máxime si nunca usaste ese mail. Pero no, yo estaba confirmando una hipótesis (y quien me conoce sabrá que antes que obsesivo soy todo lo contrario). Sorprendentemente, no huyó. Luego sí, pero fue por algo que ver con Ismael. También estuve platicando con Luz. Bien bien chida. Hoy en la mañana (es decir, a las dos de la tarde), vi el blog de Tamara, y hay una luz entre los enlaces. Que tal vez sea, por aquello de que son amigas. Luz me recomendó lecturas. Luz puede que tampoco haya escuchado bien mi nombre, porque me decía "cuentista". Me gustó que me dijera cuentista (pero ¡madres, qué responsabilidad me echó en los hombros! [o me eché yo, porque de alguien tuvo que haber sacado la idea]). Me dijo "ya me caíste bien" luego que dije alguna babosada.

Me resrtinge una cuestión grave: me dije al reabrir el blog que no iba a ser a lo "querido diario", que para eso tengo uno de papel (medio abandonado).
Es que me gusta conocer gente. Ir a un lugar y salir con amigos nuevos. Amigas nuevas. Por mi parte al menos. Y volver a conocer a alguien está muy raro. Sobre todo si es alguien cuyo blog has seguido. Sin miedo a equivocarme, es la primera bloguera que conozco en carne y hueso**. Sólo que ya la conocía, antes de que hubiera blogs (no sé si en el mundo, en mi vida). Cuando me iba a ir a estudiar a la India y mi vocación matemática seguía intacta. Y seguro hay una paradoja temporal a lo Marty McFly, pero a mí me ha parecido que el tiempo sigue corriendo normal. Todo cuando estaba a punto de irme

*El nombre no lo sé, pero es ballenero y yo estoy clavado con Moby Dick. Call me Ishmael.
** Falso, está Laia y algunos de la facultad, aunque Laia nominalmente también es de la facultad, come to think of it; pero ahí los conocí y luego conocí sus blogues, que es distinto
***Sospecho, pero no podría asegurarlo, que al principio me dieron otro nombre. También es cierto que no se oía nada bien, y que lo que pude, al principio, lo reconstruí a partir de fragmentos de voz mezcladas con la música (Conciencia: Y el whisky). ¿Por qué esa práctica? Es como ésta otra chica, Laura, que se llamaba Jimena, pero nunca pude dejar de pensar en ella como Laura. Lo cual habría podido traer problemas serios, si me hubiera pelado.

2 comentarios:

l. j. dijo...

por esas seis líneas que duró mi profundo ofendimiento, (antes de llegar al pie de página reparador), exijo que me linkiés. y con dibujito.

Santiago dijo...

Nel, por dos cosas:
1) No sé cómo poner link con dibujito, yet
2) Si hay señal de nota, es para que vayas a la nota, no para que sigas leyendo, o sea que esas seis líneas te las echaste por gusto